Menú Cerrar

Noticias

Calendario Arquidiocesano

Cursos para Novios

Nuestro Arzobispo

Nuestro Canal de Youtube

Facebook

Imágenes de lo que fue el recibimiento de la imagen peregrina de Nuestra Señora del Valle en la comunidad de la parroquia Sagrada Familia de Alderetes.

#VirgenDelValle #400Años #AñoMarianoNacional
... See MoreSee Less

View on Facebook

SE CELEBRO EL SOLEMNE TEDEUM

Festejando los 209 años de la gesta de Mayo, se realizo hoy el solemne Tedeum en Iglesia Catedral presidido por Monseñor Carlos Sanchez y la presencia del señor Gobernador, Dr Juan Manzur, el vicebobernador Osvaldo Jaldo, el intendente de San Miguel de Tucuman German Alfaro y miembros de la Corte Suprema de Justicia.

En su homilía, monseñor Sanchez y referiendose al evangelio que se leyó, destaco la necesidad de redescubrir el don de la "PAZ", y señaló: "La paz es un regalo que El Señor deposita en nuestras manos y en nuestro corazón porque nos quiere libres de miedos, odios y rencores. Pero este don es a la vez una tarea, es una construcción constante que exige nuestro esfuerzo y nuestro sacrificio."

En otro párrafo se refirió a las próximas elecciones e insistio: "Es fundamental que los ciudadanos conozcamos los proyectos, pero especialmente los principios y valores que sustentan las decisiones de los que nos gobernarán, porque les delegamos esa autoridad.
Pero también es fundamental que los que sean elegidos sean responsables y la voz de los ciudadanos, que expresen a todos y no a un sector solamente; que sean portavoces de todo el Pueblo y por tanto de sus valores, de sus necesidades, de sus anhelos, trabajando por el Bien de todos".

Monseñor Sanchez tambien retransmitio el saludo de su Santidad, el Papa Francisco para todos los tucumanos, luego del encuentro que mantuvo en Roma la semana pasada:

TEXTO COMPLETO DE LA HOMILIA:

Queridos hermanos, ¡Feliz día de la Patria!
Celebramos los 209 años de la gesta de Mayo, cuando nuestros próceres, amantes de este suelo, iniciaron un decidido proceso de emancipación que culminó en esta ciudad el 9 de julio de 1816, con la declaración de la Independencia.
Nos congregamos en esta Iglesia Catedral para “Cantar a Dios con gratitud y de todo corazón salmos, himnos y cantos inspirados” con el solemne “Te Deum”.
Queremos dar gracias a Dios por este acontecimiento, por las personas que se comprometieron por la libertad de nuestra Patria. Habiendo recibido el legado de libertad, justicia y paz de estos próceres; nosotros, argentinos del 2019, debemos asumir la decisión de crecer en la convivencia pacífica y fraterna en nuestra Nación Argentina, con el sacrificio que implica, para hacer realidad este ideal patriótico.
En el Evangelio que hemos escuchado, Jesús nos dice: “Les dejo la Paz, les doy mi Paz, pero no como la da el mundo”. La paz, es un don dado por Dios a través de Jesús. Es el primer saludo de Jesús resucitado: La Paz esté con ustedes.
La paz es un regalo que El Señor deposita en nuestras manos y en nuestro corazón porque nos quiere libres de miedos, odios y rencores. Pero este don es a la vez una tarea, es una construcción constante que exige nuestro esfuerzo y nuestro sacrificio. Nos dice el papa Francisco: “La paz es un producto artesanal. Se construye cada día con nuestro trabajo, con nuestra vida, con nuestro amor, con nuestra cercanía, con nuestro querernos mutuamente…" Nadie puede excluirse de esta tarea al vivir en sociedad, en comunidad.
La Paz es la armonía y el orden en la búsqueda del Bien Común y la convivencia entre todos los actores de la comunidad, todos los ciudadanos de nuestra Patria.
El Apóstol San Pablo nos dice “Vivan en armonía unos con otros, no quieran sobresalir, pónganse a la altura de los más humildes…”.
Todos deseamos la paz y para que sea realidad la convivencia pacífica, la clave es sabernos iguales los unos a los otros. Que las responsabilidades que asumimos en nuestra vida social sean siempre un servicio y una entrega generosa de nosotros mismos, comprendiéndonos y poniéndonos a la altura de los más humildes, de los que más necesitan, de los que más sufren. Por tanto no sobresaliendo ni imponiéndose; no manipulando ni esclavizando; no humillando al otro, por débil y vulnerable que sea, sino compadeciéndonos de los demás, a la altura de los más humildes… Siendo humildes para servir al único interés del Bien Común y de todos, que nos trae la paz.
Este año para nosotros, los argentinos, tiene una nota especial por ser un año electoral, donde se renovarán las autoridades de nuestra Argentina en democracia, tanto a nivel nacional como provincial. Es importante que todo el Pueblo tome conciencia que es el mismo Pueblo, el que ejerce este derecho soberano de elegir en libertad, con criterios, desde los valores humanos y cristianos, a quienes nos conducirán durante los próximos años, para salir del individualismo que nos asfixia, de la ambición que nos depreda, de la violencia que nos destruye, de la división y el odio que nos hace tanto mal. Terminaba la primera lectura de hoy: “No te dejes vencer por el mal. Por el contrario vence al mal, haciendo el bien”
Es fundamental que los ciudadanos conozcamos los proyectos, pero especialmente los principios y valores que sustentan las decisiones de los que nos gobernarán, porque les delegamos esa autoridad.
Pero también es fundamental que los que sean elegidos sean responsables y la voz de los ciudadanos, que expresen a todos y no a un sector solamente; que sean portavoces de todo el Pueblo y por tanto de sus valores, de sus necesidades, de sus anhelos, trabajando por el Bien de todos.
El Papa Francisco nos dice en el mensaje del 1 de enero de este año: “Cada renovación de las funciones electivas, cada cita electoral, cada etapa de la vida pública es una oportunidad para volver a la fuente y a los puntos de referencia que inspiran la justicia y el derecho. Estamos convencidos de que la buena política está al servicio de la paz; respeta y promueve los derechos humanos fundamentales, que son igualmente deberes recíprocos, de modo que se cree entre las generaciones presentes y futuras un vínculo de confianza y gratitud”

La convivencia pacífica crece cuando hay justicia, cuando hay pan en cada mesa, cuando hay trabajo en cada familia, cuando hay educación en los valores, cuando se respeta, se custodia y se defiende siempre la vida humana en todas sus etapas y condiciones, la del niño por nacer, la de los enfermos y ancianos, la de los adictos y víctimas de violencia y la de tantos otros…
El Papa Benedicto XVI recordaba que «todo cristiano está llamado a esta caridad, según su vocación y sus posibilidades de incidir en la vida pública. […] El compromiso por el bien común, cuando está inspirado por la caridad, tiene una valor superior al compromiso meramente secular y político. […] La acción del hombre sobre la tierra, cuando está inspirada y sustentada por la caridad, contribuye a la edificación de esa ciudad de Dios universal hacia la cual avanza la historia de la familia humana». Es un programa con el que pueden estar de acuerdo todos los políticos, de cualquier procedencia cultural o religiosa que deseen trabajar juntos por el bien de la familia humana, practicando aquellas virtudes humanas que son la base de una buena acción política: la justicia, la equidad, el respeto mutuo, la sinceridad, la honestidad, la fidelidad.

¿Queremos una sociedad en paz? Trabajemos por la paz, todos y cada uno, los gobernantes y el pueblo, todos.
Necesitamos un Tucumán en paz, una Nación en paz, la familia, el barrio en paz… sigamos las indicaciones que San Pablo dijo a los romanos en la primera lectura, que son para nosotros: Amen con sinceridad. Tengan horror al mal y pasión por el bien.
Ámense cordialmente con amor fraterno, estimando a los otros como más dignos.
Con solicitud incansable y fervor de espíritu, sirvan al Señor. Alégrense en la esperanza, sean pacientes en la tribulación y perseverantes en la oración.
Consideren como propias las necesidades de los santos y practiquen generosamente la hospitalidad.
Bendigan a los que los persiguen, bendigan y no maldigan nunca.
Alégrense con los que están alegres, y lloren con los que lloran.
Vivan en armonía unos con otros, no quieran sobresalir, pónganse a la altura de los más humildes. No presuman de sabios.
No devuelvan a nadie mal por mal.
Procuren hacer el bien delante de todos los hombres.
En cuanto dependa de ustedes, traten de vivir en paz con todos.
Queridos míos, no hagan justicia por sus propias manos…
No te dejes vencer por el mal.
Por el contrario, vence al mal, haciendo el bien. (Romanos 12,9-21)

Estas Palabras de San Pablo son una hoja de ruta para llegar a vivir en paz en nuestro querido Pueblo argentino. Mirémonos unos a otros. Amémonos los unos a los otros como nos enseñó Jesús, hasta dar la vida como él nos amó.
Vivamos este amor fraternal con gestos concretos de cercanía y de compasión por los más alejados, olvidados y descartados de nuestra Patria, así se construye la paz: en la reconciliación sincera, sin resentimientos; en el interés por el otro, sin indiferencias; en el compartir lo que somos y tenemos, sin mezquindades; en el diálogo respetuoso y comprensivo, no en la confrontación vacía; en el perdón, en la defensa de la vida y los valores, en el cuidado de los más vulnerables, en fin… en el amor fraterno, porque TODOS SOMOS HERMANOS, para los creyentes HIJOS DE DIOS y, para todos, creyentes o no creyentes: HIJOS DE ESTA BENDITA TIERRA ARGENTINA, y por tanto HERMANOS.
Los argentinos hemos recibido este año, un hermoso regalo del Señor, la beatificación de los mártires riojanos: Mons. Enrique Angelelli, obispo, los sacerdotes Carlos y Gabriel y el laico, esposo, padre de familia, obrero y catequista Wenceslao que fueron muertos por la fidelidad al Evangelio de Jesús hecho con gestos concretos de amor y servicio, entrega generosa por sus hermanos, reclamando justicia y paz para el Pueblo sufriente. Mártires por amor a Dios y a los hermanos, mártires del Evangelio.

Que ellos intercedan por nosotros, junto a nuestra Santa Madre la Virgen de la Merced para que crezcamos en fraternidad y construyamos una Nación en paz, justicia y amor.

Mons. Carlos Alberto Sánchez
Arzobispo de Tucumán
... See MoreSee Less

View on Facebook

Postales que dejó el día de ayer y la visita de nuestra madre peregrina del Valle, visitando Macomitas, La Ramada, Rodeo, Taruca Pampa, Burruyacu.

#VirgenDelValle #400Años #AñoMarianoNacional
... See MoreSee Less

View on Facebook

Emotiva despedida de nuestra madre del Valle de La Florida. Viva la Virgen del Valle!! ... See MoreSee Less

View on Facebook

La imagen de la Virgen del Valle de despidió de la comunidad de La Florida y se dirige a la Parroquia Nuestra Señora del Rosario de Burruyacu. ... See MoreSee Less

View on Facebook