Menú Cerrar

90 años de presencia Adoratriz en Tucumán

El pasado 12 de octubre se celebró los 90 años de la presencia en Tucumán de las Religiosas Adoratrices Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Caridad.

Los festejos se iniciaron con la celebración de la Misa presidida por el Cardenal Villalba y concelebrada por varios sacerdotes. La misma se celebró en la Capilla de las Hermanas Adoratrices y contó con la participación de la Hna. Gabriela Valot, Superiora Provincial de América, varias religiosas que formaron parte de la obra y que se encuentran en otras provincias, numerosas ex alumnas y laicos que colaboran y adhieren al Carisma de Adoración y Liberación buscando dignificar la vida de la mujer desprotegida.

Después de la misa se compartió un almuerzo fraterno cargado de emociones en el que se compartieron recuerdos, canto y baile.

A continuación las palabras de agradecimiento que pronunció la Hna. Gabriela:

“Buenos días. Quiero dar gracias a todos ustedes por estar hoy aquí, acompañándonos en este hermoso día en el que nos reunimos para hacer memoria agradecida, por los 90 años de presencia adoratriz en Tucumán.

La Eucaristía es la mejor manera que los cristianos tenemos para dar gracias y por eso nuestro festejo ha comenzado por ella. 

Deseamos recordar y agradecer la inspiración de la Sra. Sofía López de Terán y de su hijo el Dr. Juan Bautista Terán quienes en memoria de su padre, el Sr. Juan Terán con inmensa caridad donaron esta hermosa propiedad y todo lo necesario para acoger a niñas necesitadas. 

Este sueño nació el 21 de noviembre de 1927, fiesta de la Presentación de la Virgen, cuando el Obispo Monseñor Bartolomé Piedrabuena se entrevista con la Sra. Sofía de Terán, su hijo y la Madre Delegada General en América, Madre Expectación y la Madre Avelina Diez, Superiora de la comunidad de Martínez, Buenos Aires. La Sra. Sofía ofrece a las Hnas. una casa que en adelante se llamará “Hogar del Niño”, con todo lo necesario para albergar una comunidad religiosa de 8 Hnas., 12 niñas internas y 30 externas. Todas ellas recibirían enseñanza y educación gratuita así como una profunda formación en la fe.

En agosto de 1928 las hnas. se hacen cargo de la casa y comienzan a equiparla y acondicionarla para recibir a las jóvenes. Los trajines son muchos y tanto la familia bienhechora como las Adoratrices trabajan sin descanso para ver coronada la obra.

Mientras se hacían los preparativos, las Adoratrices fueron recibidas con mucho cariño en la comunidad de las Hnas. Esclavas del Sagrado Corazón.

El 12 de octubre de 1928, tiene lugar la bendición de la Capilla y la Solemne Celebración Eucarística. 

Se sucedieron los años, muchas son las Religiosas que hicieron vida el Carisma adoratriz en esta casa, mujeres enamoradas de Jesús Eucaristía, que dieron su vida por las jóvenes.

Muchas las jóvenes que se formaron, crecieron, conocieron a Dios y egresaron formando hermosas familias, valorando lo que las Hnas. hicieron por ellas y reconociéndolas como su familia.

Nuestro querido Cardenal Luis Villalba, Obispos, Sacerdotes, Religiosas que acompañaron con su testimonio y su palabra nuestro caminar.

Laicos, bienhechores, empleados, amigos y familiares con quienes compartimos desafíos, sueños y proyectos. 

No queremos olvidarnos de los universitarios, acompañados por Hna. María Sáenz jóvenes con ideales, sueños y profundos valores, hoy queridos profesionales que nos acompañan y atienden con cariño, reconociendo la huella que las Hnas. mayores dejaron en sus vidas. 

A todos queridos amigos, gracias por su cariño, cercanía, por tantos años compartidos. Jesús Eucaristía nos bendiga a todos y a las adoratrices, nos conceda la gracia de seguir siendo fieles a la misión encomendada”.