Menú Cerrar

CARTA A LOS FIELES DE LA ARQUIDIÓCESIS DE TUCUMÁN

CARTA A LOS FIELES DE LA ARQUIDIÓCESIS DE TUCUMÁN

Para seguir caminando juntos Queridos hermanos y comunidades:

Quiero agradecerles de corazón a todos (parroquias, grupos, movimientos, áreas y sectores, coordinadores, etc.) que con gran entusiasmo y esfuerzo siguen fortaleciendo la fe y la misión en los diversos servicios de evangelización, caridad, espiritualidad, formación; que emprendimos de la Asamblea Pastoral 2020 con las catequesis diocesanas.

Invito a que, en la medida de las posibilidades, estas catequesis puedan llegar a todas las familias, de la manera más difundida y extendida que sea posible. Así nos veremos fortalecidos como Iglesia que camina en Tucumán.

La pandemia arreció nuestra tierra en este último tiempo y hemos experimentado en carne propia el contagio del virus, cuidado de enfermos, la pérdida de familiares y amigos sin poder despedirlos ni tampoco velarlos cristianamente.

Esta situación, personal y comunitaria, nos ha movilizado de tal manera que nos llenó de dolor, tristeza y desconcierto. Necesitamos renovar la esperanza de nuestro Pueblo Santo

Esta crisis general, acentuada por situaciones de violencia e injusticias, de pobreza y marginación, nos ha hecho replantearnos el camino que habíamos propuesto para esta Asamblea. Aconsejado por distintos miembros de nuestra Iglesia, consideramos oportuno postergar los talleres (de Consejos parroquiales, decanales, de laicos y de curia pastoral) para que, en este caminar juntos como comunidad Diocesana, lleguemos a todos, anunciando la alegría del Evangelio y haciendo gestos concretos.

Para esto, los invito a que sigamos practicando el valor de la Escucha propuesto para este 2020 y les propongamos a todos los cristianos hacer gestos semanales.

En discernimiento con el Consejo presbiteral y el Pastoral Arquidiocesano les propongo este sencillo camino, marcado por la motivación desde cada domingo para vivir toda la semana:

Domingo 8 de noviembre: Escuchar para consolar Ser signo luminoso de Cristo, con gestos de cercanía y consuelo. Gesto: hacer una llamada o disponerse a algún servicio a un enfermo contagiado o a su familia; ofrecerse a orar con la familia que ha perdido un ser querido.

Domingo 15 de noviembre: Escuchar para compartir. Todos los talentos que Dios me ha dado son para hacerlos producir en bien de los hermanos, no para enterrarlos, poniéndonos al servicio de lo demás, tendiendo la mano al pobre. Jornada Mundial del Pobre. Gesto: visualizar alguna persona o familia cercana que esté necesitando de mi ayuda solidaria, para compartir mercadería, comprarle un remedio, una ofrenda material, etc.

Domingo 22 de noviembre: Escuchar para servir. Día de Cristo Rey. Reconocer en el hermano necesitado a Cristo Rey…tuve hambre, sed, etc. Gesto: ofrecer un servicio al que está solo o desamparado, etc.

Domingo 29 de noviembre y todo el tiempo de Adviento: Escuchar para acrecentar la Esperanza de manos de la Virgen. Novena de la Virgen Inmaculada y cierre del Año Mariano Nacional. Vivencia del tiempo de Adviento. Gesto: “Nochebuena para todos”, “Navidad diferente”, otras iniciativas.

29-11: Esperanza confiada, como María, hacer la voluntad de Dios.
06-12: Esperanza activa, como María, hacer lugar al Señor en la vida.
13-12: Esperanza alegre, aún en medio del dolor.
20-12: Esperanza cercana, ya está cerca Jesús – Dios Salvador, Emanuel.

Estamos llamados a iluminar con la luz de Jesucristo nuestra realidad para poner certezas en medio de tanta incertidumbre, paz en medio de tanta convulsión, esperanza en medio de tanto dolor.
Estamos convencidos que sólo el Evangelio de Jesucristo puede darnos la alegría que hemos perdido y marcarnos el camino seguro para reconstruir nuestra sociedad y crecer en fraternidad.
Invocando al Señor de la Salud nos libre de esta pandemia y encomendándonos a la ternura maternal de la Virgen de la Merced, les doy la bendición del Señor.

Monseñor Carlos Alberto Sánchez
Arzobispo de Tucumán