Menú Cerrar

CARTA A LOS HERMANOS TUCUMANOS POR LA VISITA AD LIMINA APOSTOLORUM

Queridos Hermanos:
Los obispos de la Argentina, en tres grupos, por regiones, estamos realizando la Visita Ad Limina Apostolorum en Roma.
Esta visita tiene un profundo significado de Comunión eclesial de los obispos y sus iglesias diocesanas y el Papa.
El mismo San Pablo tenía la costumbre de visitar a Pedro (Gal.1,18), y él mismo dice… para asegurarme que no corría o no había corrido en vano… (Gal. 2,2)
De la misma manera la Iglesia quiere que también los obispos, sucesores de los Apóstoles, realicemos esta visita para:
Rezar (Ad Limina Apostolorum: en los umbrales de los Apóstoles) en las tumbas de los Apóstoles Pedro y Pablo, fundamentos de la Iglesia, para expresar la unidad de las Iglesias locales y la Iglesia universal, una y católica.
Visitar los diversos organismos de la Santa Sede, que se encargan de los diversos asuntos de la Iglesia y teniendo en cuenta el informe de la acción pastoral de nuestra Iglesia en Tucumán en los últimos 10 años. En encuentro dialogal con los responsables de estos organismos consultar, compartir y expresar las iniciativas de nuestra Iglesia particular y de las regiones del país.
Encontrarse con el Papa para expresar la comunión de fe y caridad. En el abrazo del Sucesor de Pedro, el Papa Francisco nos veremos confirmados en el camino de comunión y participación eclesial.
El tercer grupo de obispos de la Visita lo integramos los obispos argentinos del NOA, Patagonia, Centro y Cuyo del país.
Los llevo a todos en mi corazón de Pastor, le manifestaré al Papa Francisco todo el amor que nuestra Iglesia en Tucumán le tiene y el compromiso en rezar por él y su ministerio.
Además les ruego que pidan por mí para que pueda cumplir con la misión que el Señor me ha confiado y fortalecido por esta visita y en comunión con el Papa, ser transparencia de Jesús, Buen Pastor y estar entre ustedes como el que sirve.
Que la Virgen en su advocación de la Merced y del Valle que nos está visitando; en su ternura de Madre nos alcance del Señor Jesús la gracia de ser cada día más hermanos, preocupados y ocupados en sostener, animar y servir en la esperanza a los más marginados y sobrantes de nuestra sociedad argentina.
En comunión fraterna y eclesial en Jesús y María.
P. Carlos Sánchez,
Obispo de Tucumán