Menú Cerrar

Postura del CONSUDEC ante el aborto

“Jesucristo, Señor de la Historia, te necesitamos”…

Conscientes de que estamos ante una instancia decisiva, en la que se debate lo que debe ser considerado un feroz atentado contra un derecho primario y natural: la vida, el Consejo de

Educación Católica de Tucumán, fiel a su función de acompañar a un importante número de Instituciones que tienen a su cargo la formación de muchos niños y jóvenes en la Arquidiócesis de Tucumán , en la Diócesis de Concepción y la Prelatura de Cayate, hace pública su manifestación en contra de las falacias e ideologías que promueven este tipo de debate profundizando desigualdades, discriminaciones y violencia.

Considera que este Proyecto de Ley es el resultado de intereses ajenos a la realidad a la cual pretende aludir y defender y se inspira en ideologías que no tienen sustento científico y profundizarán aspectos de la crisis social y cultural por la que este tipo de norma aboga.

Las Instituciones educativas de la Iglesia marcaron a través de su trayectoria prestigio y son reconocidas por las comunidades locales del ámbito al que pertenecen, por eso, no pueden estar ajenas, a este proyecto que lejos de superar los terribles flagelos sociales a los que alude, los profundizan.

Agradece a las Autoridades Provinciales y Municipales y a los Legisladores que como líderes políticos se manifestaron en contra de este proyecto que está sostenido por falacias conceptuales. Tiene plena confianza en sus representantes, razón por la cual, espera se abra la discusión fundada en auténticos conceptos que atiendan estructuralmente estos problemas y no sean meros paliativos que surgen de posicionamientos ideológicos ajenos a la idiosincrasia local.

El Consejo de Educación Católica expresa que la educación es un acto de humanización que tiene como fundamento prioritario la verdad y la integridad de la persona para promover el bien personal como base del bien social, por eso, rechaza el Proyecto de Ley y convoca a las comunidades educativas a expresar abiertamente su repudio a través de acciones que visibilicen el valor de la vida.

“Jesucristo, Señor de la Historia”, nos comprometemos en fidelidad y en ti depositamos nuestra esperanza”….

Deja un comentario